CORONAVIRUS (COVID-19): CHECK HERE FOR LATEST INFORMATION, NEWS AND MORE
Nutrición

Obesidad

La obesidad es una enfermedad compleja, es un problema médico que aumenta el riesgo de contraer otras enfermedades y problemas de salud.

Obesidad

La obesidad es una enfermedad compleja que incluye el acumulamiento excesivo de grasa corporal. La obesidad no es solamente una preocupación de índole estética. Es un problema médico que incrementa el riesgo de contraer otras enfermedades y problemas de salud, como afecciones cardíacas, diabetes, presión alta, y algunos tipos de cáncer.


Hay muchas razones por las cuales algunas personas presentan dificultad para evitar la obesidad. Usualmente, es el resultado de una combinación de factores hereditarios, combinado con el ambiente, tipo de dieta, y hábitos de ejercicio.


Causas

Aunque existen factores genéticos, de comportamiento, metabólicos, y hormonales que impactan en el peso corporal, la obesidad ocurre cuando la ingesta de calorías sobrepasa a las que se queman durante el ejercicio y actividad diaria. El cuerpo almacena el exceso de calorías como grasa.


La mayoría de las dietas en Norteamérica son excesivas en calorías, debido mayormente a comida rápida y bebidas altamente calóricas. Las personas con obesidad pueden ingerir un exceso de calorías antes de sentirse satisfechas, sintiéndose con hambre más pronto, o comiendo debido a estrés o ansiedad.


Síntomas

La obesidad es diagnosticada cuando el índice de masa corporal (IMC) es 30 o mayor. 


Para determinar el índice de masa corporal, se debe dividir el peso en kilogramos, entre el cuadrado de la estatura en metros.


        IMC                       Estado del peso

Inferior a 18.5

Bajo peso

De 18.5 a 24.9

Peso normal

De 25.0 a 29.9

Sobrepeso

30 o más

Obesidad


Para la mayoría de las personas, el IMC provee un estimado razonable de grasa corporal. Sin embargo, el IMC no mide directamente la grasa corporal, y para algunas personas, como atletas con mucha musculatura, podrían tener un IMC dentro del rango de obesidad, inclusive cuando no tengan exceso de grasa corporal.


Factores de Riesgo

La obesidad usualmente es resultado de la combinación de varias causas y factores, como las que se mencionan a continuación:


  • Herencia e influencia familiar

  • Estilo de vida, como pueden ser una dieta no saludable. Para estos fines, se considera una dieta no saludable como aquella en alta en calorías y pobre en frutas y verduras, aquella que incluye altos niveles de comida rápida y porciones excesivas, así como el consumo de bebidas azucaradas y altamente calóricas

  • Sedentarismo

  • Algunas enfermedades. En el caso de enfermedades como artritis en la que la actividad física se ve afectada, puede contribuir a reducir la actividad física, que puede resultar en el incremento de peso

  • Ciertos medicamentos. Algunos medicamentos pueden contribuir al incremento de peso, si no se compensa con dieta y ejercicio. Estos medicamentos incluyen antidepresivos, anticonvulsivos, medicamentos para tratar la diabetes, antipsicóticos, esteroides, y betabloqueantes

  • Factores sociales y económicos. Si no se tiene acceso a áreas seguras para caminar o ejercitarse, es difícil evitar la obesidad. De igual forma, si no fueron aprendidas formas saludables de cocinar, o no tener acceso a comida saludable. Si los familiares o amigos sufren de obesidad, hay más probabilidades de desarrollarla

  • Edad. La obesidad se puede presentar a cualquier edad, inclusive en niños pequeños. Sin embargo, conforme la edad va en aumento, los cambios hormonales y menor actividad física incrementa el riesgo de obesidad. La cantidad de masa muscular en el cuerpo disminuye con la edad, y menos masa muscular conlleva a un metabolismo lento

  • Embarazo. El incremento de peso es común durante en el embarazo, y algunas mujeres puede resultar difícil pedir el peso extra cuando el bebé nace. Amamantar puede ser la mejor opción para perder el peso ganado durante el embarazo

  • Alteraciones en el sueño, que afectan el apetito, y en ocasiones se deriva en antojos de comidas altamente calóricas

  • Estrés. El incremento de apetito por ansiedad o estrés puede hacer que se consuman más calorías de las necesarias

  • Intentos previos de perder peso


Diagnóstico

Para hacer un diagnóstico de obesidad, puede el Médico Internista llevar a cabo un examen físico y pruebas, que usualmente incluyen:


  • Hablar sobre el historial de salud. El Médico Internista revisará tu historial de peso, esfuerzos de pérdida de peso, actividad física, patrones de alimentación y control de apetito, medicamentos ingeridos, niveles de estrés, etc

  • Practicar un examen físico general, que incluye tomar la altura, chequeo de signos vitales como frecuencia cardíaca, presión, y temperatura. También escuchar el corazón y pulmones, y examinación de abdomen

  • Medir la circunferencia de la cintura

  • Revisar otros problemas médicos relacionados

  • Pruebas de sangre


Tratamiento

El objetivo del tratamiento para combatir la obesidad es alcanzar y mantener un peso saludable. Esto mejora considerablemente la salud y disminuye el riesgo de desarrollar otras complicaciones. Además del especialista en Medicina Interna, es posible que otros profesionales de la salud estén involucrados en el proceso, incluido el Nutriólogo, posiblemente el Endocrinólogo y en ocasiones se requiere la participación del especialista en obesidad o Cirujano Bariatra.


Un programa de pérdida de peso requiere cambios en los hábitos alimenticios e incrementar la actividad física. Los métodos de tratamiento ideales para cada persona dependen de la gravedad de la obesidad, el estado de salud general, y la disposición para hacer los cambios durante el plan.


No hay un método infalible para la pérdida de peso. Hay que elegir el que incluya alimentos saludables que sientas que funcionan para ti. Los cambios de dieta para tratar la obesidad incluyen:


  • Disminución de calorías

  • Sentirse satisfecho con menos alimentos. Elegir frutas y vegetales provee porciones más grandes con menos calorías

  • Hacer elecciones saludables, como frutas, verduras, y carbohidratos de granos enteros. También hay que incluir fuentes buenas de proteínas, como frijoles, lentejas, soya, y carnes magras. Si te gusta el pescado, se recomienda incluirlo dos veces a la semana. Ingerir porciones pequeñas de grasa, y asegurarse de que sean opciones saludables para el corazón, como aceites de oliva, canola, o de nueces

  • Restringir ciertos alimentos como los altos en carbohidratos simples o altos en grasa, y bebidas azucaradas

  • Reemplazo de alimentos. Estos planes sugieren reemplazar una o dos comidas con ciertos productos, como batidos bajos en calorías o barras altas en proteína, así como comer colaciones saludables. Hay que tomar en cuenta que estos programas de pérdida de peso no te enseñarán a hacer cambios en tu estilo de vida y alimentación

  • Incrementar la actividad física y ejercicio es parte esencial de un programa de pérdida de peso

  • Acompañar los cambios en la dieta y ejercicio con terapia con un profesional, o grupos de apoyo

  • Medicamentos de prescripción en ciertos casos

  • Procedimientos endoscópicos no quirúrgicos


No existen alimentos o remedios milagrosos para la pérdida de peso. Tu Médico Internista en coordinación con el Nutriólogo te llevará por el camino adecuado, mostrándote las soluciones acorde a tu caso.


Vivir con Obesidad

Las buenas noticias es que inclusive una pequeña pérdida de peso puede mejorar o prevenir los problemas asociados con obesidad. Los cambios en la dieta, el incremento de actividad física, y cambios en el comportamiento, contribuirán a tu pérdida de peso. Aprender sobre obesidad, hacer mejoras en el estilo de vida, fijar metas realistas, y registrar todos los avances, ayudará también a sentirte más motivado a seguir el plan y alcanzar tu meta.


Acércate a tu Médico Internista o Nutriólogo, para comenzar un plan lo antes posible, y mejorar tu estado de salud!


¿Cuándo debo visitar al Doctor?

Si estás preocupado sobre problemas con tu peso, comienza preguntando a tu Médico Internista. Después de realizar algunos estudios, este posiblemente pueda referirte con un Endocrinólogo y también requerirás visitar al Nutriólogo para encontrar el equilibrio necesario en tu alimentación. En ciertos casos, un Cirujano Bariatra puede brindarte alternativas a tu situación.  Con ayuda del profesional, se podrá evaluar los riesgos para la salud, y analizar las diferentes opciones para bajar de peso.



Al momento de consultar a tu Endocrinólogo procura llevar un registro de las molestias generadas por sobrepeso, el estilo de vida y alimentación que llevas actualmente, y cualquier medicamento que estés tomando.  


La obesidad y sobrepeso se pueden combatir mejorando el estilo de vida y hábitos alimenticios, y con la ayuda de los especialistas, tus metas serán más fáciles de lograr




BlueNetHospitals - Hospital Los Cabos 
BlueNet Hospitals.